11 de marzo de 2009

CIRCULACIÓN POR ROTONDAS

El fenómeno de la circulación masiva de vehículos por nuestras vías, asociado a las características de cada una de ellas, en cuanto al volumen que sostienen diariamente, ha provocado innumerables problemas en puntos considerados como conflictivos por la confluencia de varias vías en un pequeño espacio, o bien porque en la ubicación urbanística tenga una especial consideración en el tránsito por zonas especialmente intensas.

La evolución en el estudio de soluciones viales a los problemas de accidentalidad, y también de paralización del ritmo del tráfico, incorporó hace algunos años el desarrollo de las rotondas (implantación por observación de resultados positivos en otros países europeos). La supresión de intersecciones conflictivas y el cambio por rotondas, desencadena una fluidez en el tráfico que además le proporciona unos términos de seguridad importantísimos.

La rotonda o glorieta, se define en el Anexo I de la Ley de Seguridad vial, punto 79. Se entiende por glorieta un tipo especial de intersección caracterizado por que los tramos que en él confluyen se comunican a través de un anillo en el que se establece una circulación rotatoria alrededor de una isleta central. No son glorietas propiamente dichas las denominadas glorietas partidas en las que dos tramos, generalmente opuestos, se conectan directamente a través de la isleta central, por lo que el tráfico pasa de uno a otro y no la rodea.


En cuanto a la normativa que afecta a las glorietas y la circulación por ellas, en ausencia de artículos específicos que lo contemplen, la Ley de Seguridad Vial es de aplicación en sus artículos 14,17,21, y 28.

Para una fácil comprensión de esta normativa de referencia, al no tratarse específicamente de forma exclusiva, el primero que hay que mencionar es el artículo 21, apartado 2.c, donde se indica que en las glorietas, los que se hallen dentro de la vía circular, tendrán preferencia sobre los que pretendan ingresar a ella. Si este criterio no puede cumplirse por razón del tráfico, deberá estar debidamente señalizado. En ausencia de señalización, rige el criterio general expresado.

Seguidamente, en lo que respecta a la forma de circular por las glorietas, el artículo 17 indica que se circulará por la parte de la calzada que queda a la derecha de los mismos, es decir, en sentido contrario a las agujas del reloj, aún cuando nuestro destino estuviese más próximo si lo hiciésemos en sentido contrario.

Continuando con el sentido normativo, el artículo 14 hace referencia a la utilización de carriles en las vías, por lo que será conveniente distinguir entre glorietas con un solo carril de circulación; o más de un carril. Así, cita el apartado 1.d, que cuando se circule por calzadas de poblados con al menos dos carriles reservados para el mismo sentido, delimitados por marcas longitudinales, podrá utilizarse el que mejor convenga a su destino, pero no deberá abandonarlo más que para prepararse a cambiar de dirección, adelantar, parar o estacionar. En el caso de las glorietas, para los cambios de dirección.

En la misma línea, el artículo 28.2, y conforme se ha citado anteriormente sobre los cambios de dirección, indica que toda maniobra de desplazamiento lateral que implique cambio de carril, deberá llevarse a efecto respetando la prioridad del que circule por el carril que se pretende ocupar.

A modo de resumen, por tanto, la circulación por las rotondas o glorietas, debe hacerse del siguiente modo:
1.- Tienen preferencia los que circulan por la rotonda ante los que pretenden acceder a ella, para los que existe señalización de obligación de ceder el paso.
2.- Una vez que se circula por la rotonda, hay que hacerlo en sentido contrario al de las agujas del reloj, dejando la parte central de la glorieta que no es calzada, a la izquierda.
3.- Podemos utilizar cualquier carril de la rotonda, dependiendo de la salida que debamos tomar, y por ello, hay que elegir bien el carril que mejor se adapte a nuestro destino. Para no entorpecer la circulación, si queremos hacer un giro a la derecha, o seguir de frente, utilizaremos el carril situado más a la derecha. Si el giro es a la izquierda, utilizaremos los interiores, que iremos abandonando paulatinamente a medida que nos acerquemos a la salida, para intentar, en la medida de lo posible, y con toda la seguridad posible, llegar al carril de la derecha para abandonar la rotonda.
4.- En todo caso, hay que señalizar los cambios de carril dentro de la rotonda, conforme al artículo 109 del Reglamento General de Circulación, advirtiendo al resto de usuarios de nuestra maniobra; y por supuesto, y más importante aún, señalizar la salida que vamos a tomar, con suficiente antelación (para evitar esperas innecesarias a quienes pretenden acceder a la rotonda).

Para ampliar información, pueden también revisarse algunos comentarios a esta entrada (pinchar en este texto para acceder a los comentarios)


En cuanto a los peligros que pueden derivarse de la circulación por rotondas, es muy común que quien no conoce la vía por la que circula, no sabe exactamente dónde se encuentra la salida que debe tomar, y por tanto, no ha elegido el carril adecuado para el destino. Así, ocurre que se invade inconscientemente otro carril, pensando con cierto temor en que perdemos nuestra salida. Realmente, el comportamiento adecuado en caso de que nos equivoquemos, supone un daño muy pequeño. La posibilidad de continuar la circulación dentro de la rotonda, y dar un giro completo para volver a intentar salir adecuadamente, es la opción más correcta que tenemos que tener siempre en mente, como respuesta automática asociada a la seguridad vial, y evitar cualquier tipo de accidentalidad indeseada, e involuntaria. Otro error común, y muy peligroso, es la velocidad de acceso a las rotondas, que suele ser muy superior a la permitida. De este modo, se producen aceleraciones innecesarias que desencadenan la utilización inadecuada y negativa de los carriles de las rotondas, invadiéndolos descontroladamente y sin ningún tipo de señalización.


Si reparamos en los peligros que podemos ocasionar dentro de una glorieta, por nuestra circulación errónea, tenemos que ser conscientes de que la solución pasa por aprender a circular adecuadamente, en nuestro beneficio, y en el del resto de usuarios. Existe un artículo interesante, en la revista de la DGT, número 188, Enero-Febrero de 2008, sección "LA PLUMA", de Lorenzo Silva, escritor, que analiza las rotondas desde una perspectiva crítica pero aprovechable en sus recomendaciones en términos de seguridad (pinchar aquí para ver el artículo).

Más modernas, son las TURBOGLORIETAS o TURBORROTONDAS, que tienen una estructura similar a las glorietas o rotondas, con la salvedad de que las lineas de carriles son continuas, y es el propio carril el que guía a los conductores hacia la salida. Es, por llamarlo de algún modo, una rotonda inteligente, que proporciona mayor seguridad vial al eliminar la confusión que se genera en muchas ocasiones por no saber ni cómo entrar, ni cómo salir. Con las turboglorietas, desde el carril de acceso a ella, se está eligiendo la salida/destino, y una vez que se entra, te guía completamente hasta el punto por donde debe abandonarse. El régimen de preferencias y utilización de carriles, es mucho más ordenado.

En algunos puntos de España se están implantando a nivel experimental, aunque en el país origen de la iniciativa, Holanda, son más habituales.

Se adjunta un enlace a un artículo en el que pueden observarse varios modelos y algunas indicaciones (PINCHAR AQUI).

25 comentarios:

MARIBEL JIMÉNEZ dijo...

Muchas gracias por este artículo, porque es esencial para que los ciudadanos nos concienciemos de la importancia que tiene saber hacer uso de las rotondas y perder el miedo a ellas, si las entendemos como nos explicas, Juan.

Saludos de Maribel.

Juan Vecino Manibardo dijo...

Gracias a ti por seguir el blog. Siempre es un placer recibir comentarios como el tuyo, que estimulan aún más el trabajo que se realiza desde este humilde blog sobre Educación Vial.
Mi más sincera y entrañable enhorabuena por tu blog, porque es fantástico, y del que estoy "enganchado". Gracias por la belleza de tus palabras.
Saludos para ti también.

Anónimo dijo...

Está muy bien el artículo, pero en el segundo dibujo el vehículo rojo lo hace todo mal: Se incorporta directamente al centro de la rotonda y sale desde ese mismo centro. Puede confundir al personal.Saludos.

Anónimo dijo...

Perdón, quise decir el último dibujo.

Juan Vecino Manibardo dijo...

Perfectamente, Anónimo, el dibujo estaba mal. Gracias por tu corrección. Publico tus comentarios, y como ves, se ha retirado.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Buen artículo pero tengo una duda. En el caso de los vehículos azul y rojo (situados en la parte superior del 3º fotograma), si el vehículo azul se incorpora a la rotonda cuando el rojo ya circula por el carril central y éste último tiene intención de tomar el carril derecho para salir como aparece en la recreación,no pudiendo hacerlo porque el azul le corta el paso y no pretende salir como aparece en la foto, sino continuar girando ¿si colisionan donde están los letreros BIEN/MAL, quien tiene la culpa? Yo pienso que el azul al no respetar la principal norma: prioridad de los que circulan por el interior.Espero su opinión. Gracias

Juan Vecino Manibardo dijo...

Gracias por el comentario.
Indiscutiblemente, tienen prioridad en la rotonda los que se encuentran circulando en ella, con respecto a los que intentan acceder. Ahora bien, el criterio de utilización de carriles, existiendo más de uno, implica que hemos de seleccionar adecuadamente aquel que mejor se ajuste a nuestro destino.
Hemos de ser conscientes de que en muchos casos, los vehículos circulan paralelamente en distintos carriles; y otros casos en los que solamente se ocupa un carril. Por ello, en el ejemplo de la imagen, para lo que Ud. cita, al ocupar el rojo el carril central, el azul, perfectamente, puede acceder al carril exterior, e incorporarse, porque está libre y no invadiría el carril central. Si el vehículo rojo estuviera haciendo la indicación de cambio de carril, el azul debería abstenerse de incorporarse para evitar peligros y molestias a ese usuario concreto. En este supuesto, si el azul se incorpora mientras el rojo está señalizando su maniobra con el intermitente para cambio de carril, y se produce un accidente, sería responsable el azul, por no facilitar la maniobra del rojo.
En otro caso, el que Ud. cita, de que el azul se ha incorporado al carril exterior, y el rojo circula por el central, y quiere salir, mientras el azul continuar; tiene prioridad, siempre, el que circula por el carril de más a la derecha, por normativa, es decir, que de los vehículos que circulan dentro de la rotonda, tienen prioridad los que lo hacen por el exterior, con respecto al interior. Como los vehículos deben facilitar la circulación y maniobras a los que tienen prioridad, el vehículo rojo debe continuar en la rotonda hasta que tenga condiciones adecuadas de seguridad para tomar la salida necesaria, sin comprometer la seguridad de otros vehículos. Si el rojo optara por tomar la salida, y el azul continuar, y se produjera un accidente, el responsable sería el vehículo rojo, por invadir un carril ya ocupado, que además, tiene prioridad ante él. El azul no debe frenarse, y el rojo no debe forzar la maniobra.
A estos efectos, existe jurisprudencia que constata estas circunstancias.
Espero que haya servido de ayuda.

Anónimo dijo...

Hay dos cosas que no quedan suficientemente claras para mi.

La primera dice que "por normativa, tienen prioridad los vehículos que circulan por el exterior". Sin embargo en la normativa explicada no aparece ese hecho, o yo no lo he visto. Mi idea era exactamente la contraria: tiene preferencia el que circula por dentro. Y así me ha parecido que se funciona en toda Europa.

La segunda se refiere al ejemplo de posible colisión entre los coches rojos y azul citada en otro comentario. Evidentemente el coche azul puede haber entrado en la rotonda obligando al rojo a no abandonar el central para no chocar. Si el choque se produce porque el azul no abandona la rotonda en el primer cruce (que es el tipo de accidente que yo estoy viendo con más frecuencia). ¿La culpa sería del rojo? La consecuencia que se deriva es fácil: No dejes entrar en la rotonda a nadie por el procedimiento de afilar las otras entradas.
Si tuviera preferencia el que va por dentro, como siempre he creído que era, se acabarían los problemas.

Juan Vecino Manibardo dijo...

En contestación al último comentario, en primer lugar, pedir disculpas por la tardanza en contestar. Por algunas cuestiones técnicas, no podía ver o moderar los comentarios.

A la primera cuestión, la que afecta a la normativa de preferencia de los vehículos que circulan por el carril exterior de una glorieta con más de un carril, proviene del artículo 74.2 del Reglamento General de Circulación (artículo 28.2 Ley de Tráfico y Seguridad Vial), que afecta a las maniobras de desplazamiento lateral para cambio de carril. El texto, dice lo siguiente: "Toda maniobra de desplazamiento lateral que implique cambio de carril deberá llevarse a efecto respetando la prioridad del que circule por el carril que se pretende ocupar". De este modo, si circulamos por un carril interior y queremos acceder a uno exterior, tiene prioridad el que circula por él.

Otra cuestión distinta que cita, es la prioridad de quien circula por el interior de la glorieta con respecto a quien pretende acceder a ella, ya citado en el artículo, en referencia al artículo 21.2.c.de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial.

Hay que distinguir por tanto, entre prioridad en el acceso a glorietas; y circular por el interior de ellas haciendo uso de sus carriles. En el primer caso, tienen preferencia quienes se hallen dentro de la vía circular ante quienes pretendan acceder a ella; y en el segundo, quien circule por el carril exterior a aquel que utilicemos interiormente.

Con respecto al ejemplo de colisión, mi criterio se mantiene en la culpabilidad del vehículo rojo. El carril que éste pretende ocupar, es el que utiliza el azul, y por tanto, debe respetar su prioridad. Si lo invade, es una infracción que el propio artículo 74.3 del Reglamento General de Circulación, tipifica como grave, que determinaría una culpabilidad/responsabilidad en caso de accidente.

No podemos confundir el/los carril/es interior/es de una glorieta, con el interior de la vía circular. Precisamente por esta diferenciación, los accesos a las glorietas disponen de señalización horizontal y/o vertical de prioridad que nos obliga a ceder el paso a los vehículos que ya circulan por ellas. Del mismo modo, hay mucha confusión en el uso de carriles una vez que pretendemos acceder a las glorietas, porque, aunque vemos carriles exteriores vacíos, no nos atrevemos a usarlos porque circulan vehículos por carriles contiguos, y el comportamiento habitual es no señalizar la salida, y cortar por cualquier sitio invadiendo sistemáticamente todos los carriles. Creo que uno de los errores comunes es la interpretación de las líneas discontinuas de las glorietas, existiendo muchísimas personas que creen que pueden rebasarse con impunidad sin importar el modo ni la norma que rige, ni la prioridad del resto de sus usuarios.

psblanco83 dijo...

Hola, en primer lugar felicitarle por el blog, lo encontré buscando información y realmente es una gran ayuda.

Respecto a las rotondas, creo que lo tengo bastante claro, pero tengo un par de dudas.

1. En el dibujo de los coches en la rotonda con el bien y el mal, no aparece ningún caso, así que lo pregunto. ¿Se puede salir de la rotonda directamente al carril izquierdo de circulación? (suponiendo que haces todo lo demás bien, señalizar la salida y no cruzarte del carril interior al exterior de repente y todo eso)

2. En las turboglorietas, no veo muy claro la señalización (aunque me imagino por dónde será) de por dónde tienes que ir para cuando quieras hacer un cambio de sentido en la rotonda.

Muchas gracias de antemano, un saludo.

Juan Vecino Manibardo dijo...

Gracias por las felicitaciones.

En lo que respecta a la primera cuestión, aunque no aparezca en imagen, no hay inconveniente en utilizar el carril izquierdo de los dos de salida, aunque lo recomendable es utilizar el derecho, como norma general. Si la fluidez del tráfico lo permite, el que debemos utilizar es el derecho. Otra cuestión distinta es que en función de las circunstancias utilicemos el izquierdo. Recordemos que la mayor parte de glorietas tienen pasos para peatones en las entradas/salidas, y si salimos de una glorieta y el carril derecho está ocupado por un vehículo detenido para ceder paso a peatones u otra razón, utilizando el izquierdo dejamos libre el carril exterior de la glorieta, dando fluidez al tráfico. En iguales condiciones, si por circunstancias del tráfico el carril derecho está colapsado, puede utilizarse libremente, claro está, siempre y cuando no se interrumpa el régimen de prioridades en la glorieta.

En lo que respecta a las turboglorietas, para hacer el cambio de sentido, o el giro completo, solamente hay que seguir las líneas discontínuas existentes en cada carril

Manuel dijo...

Hola, graias por su blog.
Soy un conductor que se sacó el carned de conducir hace 9 años pero que no he conducido durante todo este tiempo. Actualmente, después de realizar unas clases de reciclaje me he incorporado a las carreteras como "nuevo novato". ¿Si dedido llevar la "L" en el coche. Estoy cometiendo alguna infracción?

En cuanto a las glorietas ¿Es posible hacer un cambio de sentido manteniendose en todo momento en el carril exterior (el de la derecha)?. ¿Que implicaciones tiene hacer esta maniobra de cara a un posible coche en la glorieta con otro vehículo?.

Muchas gracias.

Manuel dijo...

Hola, graias por su blog.
Soy un conductor que se sacó el carned de conducir hace 9 años pero que no he conducido durante todo este tiempo. Actualmente, después de realizar unas clases de reciclaje me he incorporado a las carreteras como "nuevo novato". ¿Si dedido llevar la "L" en el coche. Estoy cometiendo alguna infracción?

En cuanto a las glorietas ¿Es posible hacer un cambio de sentido manteniendose en todo momento en el carril exterior (el de la derecha)?. ¿Que implicaciones tiene hacer esta maniobra de cara a un posible coche en la glorieta con otro vehículo?.

Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Al explicar la circulación en las glorietas hablas de ir de frente y hacer un cambio de sentido.
¿podrías explicarme que es eso para ti?

Guacimara80 dijo...

Hola!! en primer lugar, felicitarte por el blog, es genial; lo que pasa es que me surge una duda en cuanto a la incorporación a una glorieta, pues le he preguntado a muchos monitores y ninguno de ellos me dice lo mismo, y es que no se cuál es la prioridad de acceso cuando nos encontramos en una vía con tres carriles y pretendemos acceder a una glorieta con dos carriles, y ninguno me sabe decir si la prioridad de acceso es de derecha a izquierda o al revés, si pudierais contestarme lo agredecería muchísimo. Saludos!!

Juan Vecino Manibardo dijo...

PARA MANUEL, en primer lugar, gracias a ti por seguir el blog.
El hecho de tener el carné no nos obliga a conducir, y es más, en la renovación no se exigen pruebas prácticas. Después de tantos años sin conducir, tu gesto de realizar clases de reciclaje es importante y expresa tu compromiso con los demás. En lo que respecta a la "L", viene regulada en el Reglamento General de Vehículos, como Señal en los vehículos, ANEXO XI, señal V-13, Conductor Novel, cuyo texto es el siguiente:

V-13 CONDUCTOR NOVEL

1. Indica que el vehículo está conducido por una persona cuyo permiso de conducción tiene menos de un año de antigüedad.

2. Redacción según Orden PRE/629/2011, de 22 de marzo. Deberán llevar esta señal los vehículos cuyos conductores hayan obtenido por primera vez un permiso de conducción durante el período de un año. El cómputo de este plazo se suspenderá por el período en el que el permiso se encuentre en situación de pérdida de vigencia, así como en el de intervención del permiso o privación del derecho a conducir vehículos a motor que se acuerde contra dichos conductores. Una vez que hayan concluido los motivos que dieron lugar a su suspensión, el plazo de un año continuará contabilizándose desde el momento en que hubiera quedado antes de la suspensión hasta que se complete el período de un año.


Por tanto, Manuel, atendiendo a estos puntos queda claro que quienes deben llevar la señal son aquellos conductores que hayan obtenido el permiso por primera vez, y que tenga menos de un año de antigüedad. ESTE NO ES TU CASO, porque tienes acreditados 9 años de antigüedad, aunque no hayas conducido, y el reciblaje no supone obtener el permiso por primera vez, porque ya lo tienes.

Es sancionable conducir un vehículo sin llevar la "L" cuando se está obligado a ello, de conformidad con el artículo 18 del Reglamento General de Vehículos, Apdo. 1, opción 5B, No llevar instalada en el vehículo la señal reglamentaria correspondiente (deberá indicarse la señal omitida, en este caso, la "L"). Es una infracción leve, de 80€ (40€ con reducción 50%). Sin embargo, llevar la "L" sin estar obligado no es sancionable, aunque, evidentemente, no se corresponde con la realidad en la conducción. Si de forma preventiva cualquier conductor en fase de reciclaje por no haber conducido durante un tiempo así la colocase, podría generar una confusión innecesaria, porque respetando los límites establecidos en las vías, y cumpliendo las normas, añadiendo un plus de precaución por su reciente reciclaje, no es necesario transmitir una información con una señal que no corresponde.

Con respecto a las glorietas, y el cambio de sentido en el carril exterior, aunque puede hacerse genera un riesgo ya que se podría entorpecer la salida de otros usuarios. Lo recomendable es utilizar los carriles interiores y abandorlos hacia el exterior en las inmediaciones de nuestra salida correcta, logrando fluidez y seguridad, al elegir el carril más adecuado al destino que vamos a tomar. La repercusión de utilizar el carril exterior, de cara a un posible accidente, dependerá de las circunstancias concurrentes, pero es obvio que un conductor que quiera salir de un carril interior hacia el exterior y se vea entorpecido por alguien que circula por él, no puede abordarle y provocar un accidente, sino que debe adoptar las precauciones correspondientes y realizar las maniobras necesarias con seguridad, debiendo mantenerse en el carril interior si las circunstancias le impiden utilizar el exterior. De este modo, si circulas por el exterior para cambiar el sentido, y otro circula por el interior, que quiere abandonar la glorieta, el del interior deberá hacer una previsión suficiente para no producir un accidente y evitar invadir un carril ya ocupado.

Gracias, y un saludo.

Juan Vecino Manibardo dijo...

PARA EL COMENTARIO ANÓNIMO, agradeciendo el seguimiento del blog, los conceptos son básicos en el tráfico, y seguir de frente pasando una glorieta implica continuar en el mismo sentido en el itinerario o camino hasta nuestro destino; y cambio de sentido, utilizar la glorieta para invertir el sentido que llevamos con un giro de 180º, es decir, en sentido opuesto.

Te dejo un enlace a un artículo muy bueno sobre la dirección y el sentido. Un saludo.

http://cienciavsficcion.blogspot.com/2009/02/sentido-y-direccion.html

Anónimo dijo...

Hola,

Imaginaros esta situación, llegas a una rotonda y están viniendo coches por ella sólo por el carril de dentro pero no por el de fuera que está completamente vacio.... podría yo incorporarme al carril de fuera aunque estén viniendo coches por el carril de dentro?

Gracias y un saludo.

Educación Vial Torrejoncillo dijo...

Por problemas técnicos no se han podido contestar respuetas a comentarios.

Para el comentario anónimo de 14 de febrero de 2012, efectivamente nos podemos incorporar porque no está siendo utilizado. Siempre, claro, estando a la expectativa porque la costumbre nos viene a demostrar con experiencias numerosas que podemos ser abordados o sorprendidos por alguien que abandona los carriles de dentro sin hacer ningún tipo de indicación con intermitentes, pasando "a cuchillo" con trayectorias que nada tienen que ver con el trazado de los carriles. Si el carril está vación, ningún vehiculo realiza indicaciones de que lo va a ocupar, si nuestra incorporación no compromete la seguridad del resto, respetando las prioridades establecidas, se puede utilizar.

Educación Vial Torrejoncillo dijo...

Como he indicado en otro comentario, por problemas técnicos no podía responder los comentarios.

En contestación al comentario de GUACIMARA80, verdaderamente una glorieta con tres carriles de acceso y dos interiores es completamente un embudo y debería realizarse una inspección de la misma para evitar los conflictos que pueden ocasionarse por las dudas en la utilización del carril adecuado.

Ahora bien, si esas circunstancias se dan de esa manera, la regulación, en mi opinión, debe responder a un criterio básico de máxima seguridad. Teniendo en cuenta la norma general de circular por la derecha, y entendiendo que dentro de los tres carriles de acceso a la glorieta hay que circular por el de más a la derecha, debe respetarse ese mismo criterio en el momento de acceder al interior de la glorieta.

¿Porqué?.

Si analizamos la seguridad en ese instante, existiendo un vehículo en cada uno de los tres carriles de acceso a la glorieta, intervienen además los tiempos de reacción tras la observación de las circunstancias del tráfico para respetar prioridades interiores y acceder a la glorieta. Todo ello, implica que si el primero en acceder a la glorieta es el del carril izquierdo, el del central, por reacción, tardará unos instantes en entrar en el interior de la glorieta, y retardado con respecto al anterior unos metros. De esta manera, siempre habrá un ángulo muerto para el del carril central al que el del carril izquierdo le quitará visibilidad. Si esto ocurre, el del carril central saldrá "a ciegas", pudiendo producirse un accidente por embestida de un vehículo que circule por el interior.

Así, ocurriría lo mismo desde el vehículo del carril central con respecto al del carril derecho.

Sin embargo, si el primero en acceder es el del carril derecho, no le quita visibilidad a nadie. Seguidamente iría el del carril central, y para finalizar, el de la izquierda. El que tiene más dificultades, o está en desventaja de visibilidad o posibilidades de incorporación, es el del carril derecho.

Por ello, repito, en mi opinión, daría prioridad de derecha a izquierda, a efectos de Seguridad Vial.

En esta materia, también es conveniente añadir que hay que mantener un orden para evitar embudos. En ese caso específico que planteas, tres carriles de acceso para dos interiores, partimos de la premisa de que los vehículos del carril derecho utilizarán el carril derecho de la glorieta (exterior), y los de carril centra e izquierdo, el carril izquierdo de la glorieta (interior). Así, por prioridad continuada, debería salir antes el del carril central porque el de la izquierda al hacerlo después tiene más espacio para incorporarse que si fuera al revés.

Otro tema complementario, es el respeto a las prioridades de acceso a la glorieta, mediante señalización vertical u horizontal, que mayoritariamente son de "Ceda el paso". Es un comportamiento habitual entrar en las glorietas con el "efecto tren", cuando gran parte de los vehículos de los carriles de acceso aprovechan que los que le preceden van pasando rápidamente, en detrimento de otros usuarios de otros carriles que también intentan acceder.

La señalización de prioridad en los accesos, debe respetarse por cada uno de los vehículos que van a acceder a la glorieta, evitando precisamente ese "efecto tren", debiendo intentar facilitar el acceso a quienes dentro del conjunto de recomendaciones anteriores,le corresponda, y sobre todo, no hacerles esperar por nuestro incumplimiento en el respeto a las prioridades.


David dijo...

Buenos días, mi duda es la siguiente;cuando una vía de dos carriles que va a dar a una rotonda de tres carriles.

Si yo voy por el carril izquierdo, y circula en paralelo a mí otro vehículo por el carril derecho, al entrar en la rotonda a la vez: el que circula por el carril derecho debería ir por el exterior de la rotonda, y yo podría ir por el carril interior o por el carril central o bien tendría preferencia el coche que se incorpora por el carril derecho para situarse en el carril central?.

Es decir quien tendria preferencia para escoger el carril central de la rotonda o de quien sería la culpa en el caso de que los dos vehiculos que se incorporan entrasen a la vez a dicho carril central y se produjese una colision?

Gracias de antemano

Educación Vial Torrejoncillo dijo...

En contestación al comentario de David, indicar que antes de llegar a la glorieta cada conductor y su vehículo deben posicionarse en el carril adecuado al destino que lleven.
En el caso que planteas, lo más lógico es que el conductor situado a la derecha antes de entrar en la glorieta, utilice el carril exterior de la glorieta(el de la derecha), para continuar su marcha.
Si este vehículo, entrando en la glorieta por el carril derecho, quisiera utilizar el central, deberá indicarlo adecuadamente, y respetar las normas que rigen para el cambio de carril, es decir, que si está siendo utilizado por otro vehículo (en este caso por ti), tendrá que esperar a que las condiciones de seguridad sean apropiadas, cediendo el paso al vehículo que circula por él para no invadir su trayectoria y no provocar una colisión. La culpabilidad en el accidente recaería sobre el conductor que hubiera invadido el carril contiguo sin respetar al vehículo que circula por él.
Imagina que en lugar de una glorieta, son dos, o tres carriles de una autovía. Si tu circulas por el central, y en términos de proximidad el vehículo que va por tu derecha quiere salir hacia él, tendrá que esperar a que tu le rebases, porque para que él lo utilice debe primar que haya condiciones de seguridad adecuadas, y ha de respetar que el carril central está siendo utilizado y no puede invadir la trayectoria ni obligarte a hacer maniobras evasivas o peligrosas. Las maniobras se realizan cuando hay espacio.
Ese conductor esperará a que hayas pasado, y posteriormente, se incorporará cuando se lo permitan las circunstancias del tráfico.
¿Porqué?. Esta maniobra podría considerarse como un adelantamiento por la derecha, que no se puede hacer. De este modo, estaría incurriendo en una infracción y una responsabilidad directa.
En las glorietas ocurre lo mismo.
En el uso de los carriles hay que cederse el paso en función de las circunstancias, y todo lo que suponga invadir un carril ocupado obligando a sus usuarios a realizar maniobras bruscas, son infracciones tipificadas, que en caso de accidente, concretan la responsabilidad.
Un saludo.

Anónimo dijo...

COMO DESARROLLAR INTELIGENCIA ESPIRITUAL
EN LA CONDUCCION DIARIA


Cada señalización luminosa es un acto de conciencia.

Ejemplo:

Ceder el paso a un peatón.

Ceder el paso a un vehículo en su incorporación.

Poner un intermitente.


Cada vez que cedes el paso a un peatón

o persona en la conducción estas haciendo un acto de conciencia.


Imagina los que te pierdes en cada trayecto del día.


Trabaja tu inteligencia para desarrollar conciencia.


Atentamente:
Joaquin Gorreta 55 años

Jandro dijo...

Yo hay una cosa que no entiendo, y en eso estoy de acuerdo con otro comentario del foro.
Si la preferencia entre carriles interiores a una rotonda es como dices (que no lo pongo en duda), ahora entiendo porque todo el mundo en rotondas de hasta cuatro carriles va siempre por el carril exterior impidiendo al resto de coches en consecutivas entradas incoporarse. Si entras en un carril interior nunca sabes cuando vas a poder salir porque según tu teoría eres tú el que tienes que cederles el paso, y ese carril como digo está hiperlleno.
Sin embargo tiene mucha más lógica y es más inteligente que la prioridad la tenga el que circula por dentro, nadie tendría miedo a ocupar los carriles centrales, dejaría espacio en los carriles exteriores para incorporar nuevos coches y podrías salir cuando quisieras porque tendrías preferencia. En este caso y SOLO en este caso, con esta filosofía, tiene sentido hacer rotondas de más de dos carriles, de otro modo, todo el mundo circula por el carril exterior en momentos de tráfico denso y no sirve de nada lo grande que hagas la rotonda y los carriles que tenga.
Por eso yo me inclino a que esta última es la opción correcta. Es la única que tiene sentido.
Gracias!

Anónimo dijo...

Si en una rotonda de ciudad hay tres carriles y dos semáforos que están en rojo. Yo me encuentro en el primer carril interno y paso o continuo conduciendo y luego salgo de la rotonda es falta o infracción?